miércoles, 1 de julio de 2015

Radio Sputnik (Moscú, 1 de julio de 2015): Pedro Azara, ¿Por qué el Estado Islámico destruye bienes culturales?

http://mundo.sputniknews.com/radio_que_pasa/20150630/1038842690.html?utm_source=short_direct&utm_medium=short_url&utm_content=x2B&utm_campaign=URL_shortening

ANTONIO BONET CASTELLANA (1913-1989) & JOSÉ PUIG TORNE: EDIFICIO MEDITERRÁNEO (BARCELONA, 1966): RELIEVES CERÁMICOS



















Joan Vilacasas (1920-2007, pintor), Enric Serra (Collbató) (1908-1986) & J. Carbonell (Molins de Rey) (ceramistas): Planimetria (1967), Edificio Eivissa (Ibiza)




Josep María Subirachs (1927-2014, escultor), E. Serra (Collabató) & J. Carbonell (Molins de Rey) (ceramistas): Creta (1966), Edificio Eivissa (Ibiza)







J. M. Subirachs, Edificio Mediterráneo









J. Vilacasas (grabado), E. Serra (Collabató) & J. Carbonell (Molins de Rey) (ceramistas): Planimetría (1966), edificio Mediterráneo

Fotos: tocho, Barcelona, junio de 2015


No se suele mencionar que el edificio Mediterráneo, de Bonet Castellana y Puig Torné, alabado por su singular (¿extravagante?) manera de solventar uno de los chaflanes de una manzana del Plan Cerdá en Barcelona (Calle de Consejo de Ciento esquina con la calle del Conde de Borrell), incluye varios relieves cerámicos en cuatro de las entradas -y primeros pisos o altillos-, tres de los cuáles pueden considerarse notables obras, de los artistas Joan Vilacasas (Planimetrías) y Josep María Subirachs (uno de los relieves, titulado Creta, mientras su otra contribución, por el contrario, está a la altura de su mediocre -incluso grotesca- producción a partir de mediados de los años sesenta del siglo pasado), moldeados por los cerámicas Enric Serra y J. Carbonell (sobre el que no tenemos datos).
Los grandes relieves Planimetría y Creta merecen la visita

lunes, 29 de junio de 2015

YUSUF ISLAM (CAT STEVENS, 1948): I WAS RAISED IN BABYLON (2014)

El Paraíso y el Edén

El Paraíso es un lugar que se conoce a través de la Biblia y de textos inspirados por ésta, así como por el Corán. Se trata de un jardín: así al menos lo evoca el término con el que se le designa. En efecto, paraíso viene, a través del griego paradeisos –que significa parque, en el que se cuidan árboles y animales, como en los cotos de caza reales- del antiguo persa pairidaêza: espacio cercado (en griego, para se puede traducir por a lo largo de). Paraíso designaba –o era-, pues, un jardín acotado, bien señalado, especial. Éste posiblemente tenía un nombre propio. La Biblia lo denomina Edén.
Un primer problema con el que nos enfrentamos al comentar el imaginario del paraíso proviene de la misma palabra moderna que empleamos. Paraíso no es lo mismo que el griego paradeisos –ni el término persa. Paraíso se asocia a Jauja, al Jardín de las delicias: un espacio dedicado al placer de los sentidos. El calificativo que acompaña al término paraíso en la Vulgata, voluptuoso, está sin duda en el origen de la imagen placentera del Paraíso. Éste no está libre de evocaciones luminosas en el antiguo testamente. Así, Isaias (Esa, 51, 3) profetisa que Yahvé hará del desierto un Edén y de la estepa un jardín de Yahvé (Edén y jardín, que la Biblia en hebreo distingue así como la Vulgata –delicias, hortus- y las traducciones modernas, se expresan por una misma palabra, paradisos, en la versión griega) donde la alegría se hallará en medio del sonido de la música. Pero, en verdad, el Paraíso es, en hebreo, un jardín sin especiales cualidades: un gn, un simple jardín, sin las imágenes sensuales asociadas al Paraíso. Sin embargo, las imágenes que las palabras en una y otra cultura, pueden nuevamente desorientarnos. ¿Acaso en un clima desértico, un jardín no despierta los sentidos? Un jardín en una tierra árida o desértica debía ser un lugar singular, que debía, como todo oasis, evocar imágenes o sensaciones casi físicas de frescor y abundancia. El Paraíso podía haber sido un oasis.

Sin embargo, la relación entre el lugar y su nombre no está clara. En la Torá (Gn., 2, 8), el Paraíso (un jardín) se halla en el Edén, así como en el Génesis en griego, pero en la Vulgata (latina), el nombre Edén no aparece; el jardín, en el que Yahveh deposita el adán (el ser humano) que ha moldeado con barro, no es un jardín cualquier sino que es cualificado de voluptuoso. De ahí, sin duda, las delicias del jardín del o en el Edén, del cuadro de El Bosco. La confusa relación, acentuada por las traducciones tanto griegas y latinas cuanto a lenguas modernas, se acentúa cuanto el texto de la Torá, que ha ubicado el Jardín en el Edén, lo describe unos versos a continuación (Gn, 2, 15). Este jardín ha sido creado por dios para el ser humano. Pero el profeta Ezequiel, que reconoce que el jardín se halla en Edén –volviendo a distinguir los espacios del paraíso y del Edén-, precisa que el paraíso, el jardín es de Dios (Eze. 28, 13). Éstas son las únicas escasas ocasiones en las que el Antiguo Testamento en hebreo pone en relación el paraíso y el Edén, si bien esta relación no está clara. El paraíso sería una parte del Edén, o podría coincidir con él. Las traducciones modernas, por el contrario, conjugan el Edén y el Paraíso en varias ocasiones más, las versiones en griego y latín –que constituyen la “base” del antiguo Testamento en Occidente-, en cambio, nunca mencionan el Edén cuando se refieren al Paraíso.
Es posible que la razón resida en que el Edén era un lugar ubicado en el origen de los tiempos, mientras que, como comenta Lucas (Luc, 43), el Paraíso era el espacio que aguardaba a las almas, y donde resucitarían los difuntos en el final de los tiempos, una concepción muy distinta de la que se desprende de la Biblia en hebreo. Así, el Edén sería un lugar dado a los seres humanos -su lugar "natural" del que quedarán privados por sus acciones (por su cultura, sus ansias de conocimiento)-, mientras que el Paraíso sería un espacio que se gana (tras una vida justa que tendría que haber transcurrido en el Edén).Es posible, pues, que el Paraíso no existiera si no se hubiera tenido que abandonar el Edén; el Paraíso sería un lugar compensatorio, que se merecería tras la travesía en el desierto (que es una vida fuera del Edén)

domingo, 28 de junio de 2015

ANTONIO BONET CASTELLANA (1913-1989): (LA "QUINTA" FACHADA DE) LA CASA LA RICARDA O CASA GOMIS (EL PRAT DE LLOBREGAT; BARCELONA, 1953-1963





















Fotos: Tocho, Junio de 2015

La casa de la Ricarda -la obra maestra de la arquitectura del siglo XX en Barcelona-, del arquitecto Antonio Bonet Castellana, encargada, en 1949- a través del fabricante de sombreros y coleccionista de arte Joan Prats y del arquitecto José Luis Sert, y construida, a partir de un segundo proyecto de 1953, en los humedales del Prat de Llobregat, cerca del estanque de La Ricarda, es una obra de ladrillo, hormigón y vidrio, entre pinos plantados por aquellos años para fijar las dunas de arena.
La cubierta, de bóvedas catalanas de gran amplitud es de piezas de ladrillo sobre un zuncho de hormigón.
Fue enteramente restaurada a finales de los años noventa. Todas las piezas cerámicas originales, de la desaparecida empresa de cerámica para la industria farmacéutica Cucurri, fueron reemplazadas por piezas fabricadas en el taller del ceramista Antoni Cumella en Granollers (quien trabaja habitualmente con arquitectos). Las baldosas originales tenían unos tonos que iban del pardo al negro, debido al humo del horno de leña -que hoy ya no se utilizan-, y una pátina brillante -a causa de la reacción de la sal con las que se cubrían las baldosas de adobe que liberaba vapores de cloro y dejaba un recubrimiento casi vitrificado. Esa técnica está hoy prohibida (el cloro es tóxico). Sin embargo, pese a que hoy los hornos son de gas, se consiguió -mediante algo de sal- reproducir la diversidad de tonos (sin la pátina más brillante) de las piezas originales.

Según Marita Gomis, la cubierta constituye una fachada invisible -una verdadera fachada-, que revela bien la planta de la casa.

Agradecemos la posibilidad de subir sobre la techumbre abovedada.